3/6/12

Engendrando el Amanecer - Capítulo IV


Wattpad     DeviantArt   Amor Yaoi   Descargar  


Después que Maurice partió, mi vida volvió a la rutina acostumbrada. El único cambio consistía en que ahora gozaba de la amistad del Marqués De Gaucourt, y Madame Adeline, la esposa de Joseph, había pedido que la dirigiera espiritualmente.
Mi tío, el obispo, estaba encumbrándose hacía Cardenalato y, por supuesto, esto se traduciría en excelentes oportunidades para mí. Tenía una vida perfecta… Hasta que murió mi madre.
Si alguien llegara a leer estas líneas, seguramente sentiría compasión de mí. La muerte de un familiar siempre es un doloroso trance, y se supone que para todo hijo su madre es una persona invaluable. Sin embargo, la muerte de aquella mujer no significó para mí la pérdida de ser amado, sino la constatación de la absoluta ausencia de amor en mi vida. Mi madre murió, pero... ¿quién era mi madre?
De pie, ante su cuerpo sin vida, pude percibir claramente que no había entre ella y yo más vínculo que el de haberme dado a luz. Ni siquiera había suficientes recuerdos para evocar ya que vivimos distanciados, incluso durante el escaso tiempo en que compartimos el mismo techo. Jamás intimamos el uno con el otro; nunca hizo o dijo algo significativo para mí. Ella era una pieza más de las muchas que formaban la escenografía en el trasfondo de mi vida, y las escenografías siempre son representaciones falsas.
Igualmente, ocurría con mi padre, mi hermano mayor y mis dos pequeñas hermanas, lo único que me unía a ellos era mi apego por mi nombre y fortuna. Mientras representaba mi papel como un miembro digno de mi noble familia en el funeral, me sentí completamente fuera de lugar y por supuesto fui incapaz de derramar una lágrima por aquella mujer desconocida.
A raíz de este acontecimiento, se despertó en mí una especie de vértigo; no es posible describirlo de otra forma, pues tenía la sensación de haberme asomado a un precipicio. Todo lo que, hasta ese momento, me había importado perdió sentido, la misma religión perdió significado, yo mismo era un absurdo... Intenté seguir con mi vida tratando de no prestar atención a lo que sentía, pero no lo conseguí, el vacío me absorbió y comencé a vivir una agonía.
—No existo para nadie... nadie existe para mí... —Estas palabras tronaban en mi corazón como una sinfonía angustiosa y sofocante.
No puedo describir lo que viví en esos años; la verdad ante mis ojos era abrumadora y sentía tal terror al abismo, en que caía constantemente, que quise terminar con todo. Dejé mi destacado puesto en el palacio episcopal y me negué a volver a casa de mi padre. Pedí que me entregara una Villa que poseíamos en el campo muy lejos de París, herencia de mis abuelos. Allí me enterré a mí mismo. 
Sigue...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...