27/2/14

Engendrando El Amanecer- Capitulo V

¡Volví a lograrlo! Febrero es un mes muy corto y tenía miedo de no  subir el capítulo a tiempo. La página del manga la llevo por la mitad, tengo bloqueo de dibujante esta semana y no sé si podré subirla pronto. Bueno algo se me tenía que boquear con tantas cosas que están pasando en Venezuela.

El título con que le he bautizado este capítulo es Un Idilio Sin Florecer. Traten de imaginar que qué se trata o mejor léanlo y díganme si el título ha sido apropiado. 

Me ha gustado escribir esta nueva parte porque Maurice y Vassili van mostrando aspectos de sus personalidades que me gustan mucho. También es un capítulo de transición, donde las chicas toman algo de protagonismo... 



Wattpad     DeviantArt    Amor Yaoi   Descargar


Aquellos días con Maurice en mi Villa fueron trascendentales. No porque estuvieran carentes  de penas, al contrario, en aquel tiempo los dos teníamos en nuestros ojos el rastro de haber vislumbrado el abismo. Pero estábamos juntos y eso fue suficiente para que ambos empezáramos a levantarnos de nuestras cenizas y nuestras vidas terminaran  enlazadas definitivamente. 
Sí, Maurice también estaba destruido. No me percaté al principio por estar centrado en mi propia desgracia. Era evidente que si estaba ante mí aquel misionero jesuita, quien partió seis años atrás  lleno de convicción y dicha rumbo a lo desconocido, se debía a que su sueño se había frustrado.
¡Ay, Maurice, perdóname por no haber reconocido tu corazón roto! El único egoísta entre tú y yo era el hombre a quien pediste perdón aquel día... ¡Ah, hermoso corazón, viniste a mí a confesar una culpa que era más mía que tuya!...
 Pero estoy confundiendo todo. Para que alguien pueda entender lo que he dicho, debo ser más claro y explicar el incidente del río.
Es gracioso, suelo ser muy ordenado y claro al hablar o escribir otro tipo de historias, esas que están hechas de mentiras para conquistar aliados y destruir enemigos; sin embargo, si se trata de mis memorias de Maurice, me embarga el deseo de decirlo todo de una vez. Incluso  me veo tentado a dejar a un lado mi narrativa y comenzar a escribirle una carta interminable... una carta que él ya es libre de leer o no.
Además, poco a poco, mientras escribo, me visitan el dolor y la alegría al revivir momentos preciados y me indigno ante mi escaso talento para plasmar de forma verdaderamente bella lo que para mí es sagrado... ¡Yo, que muevo el mundo tejiendo intrigas, no soy capaz de pintar con palabras el milagro de haber llenado mi corazón desamparado con tu nombre, Maurice!
Al final, esta ocurrencia se ha convertido en una especie de mortificación que me he impuesto para pagar por las lágrimas que hice brotar de tus ojos; crimen que tú perdonaste inútilmente ya que no puedo arrepentirme de haberte amado a mi manera y, aunque los años no dejan de acumularse en nuestra historia, no puedo ni quiero dejar de aferrarme a ti.
Sin embargo, debo confesar que cada vez con más frecuencia me domina la idea de que es mejor desistir, dejar este caprichoso intento de escribir y  echarme en algún lugar a esperar la muerte. ¡Se me ha cansado el corazón de palpitar y tú, Maurice, ya no vienes a revivirlo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...