12/3/14

La Homoerótica Como Problema

Esta es una entrada que llevo semanas pensando y que me da algo de miedo publicar. La verdad es que la palabra homoerótica no causa buena impresión en algunas personas. Ya que la mayor parte de lo que escribo lleva este sello, he decidido reflexionar un poco sobre esto.

Empecemos por decir que es un problema la Homoérotica. En primer lugar si te vas a la Real Academia de nuestro hermoso idioma,  encuentras esto:



Entonces ¿cómo voy a hablar de algo que no tiene una definición oficial? Soy Asperger, necesito definiciones exactas... 

Bueno vamos a Google otra vez y encontramos que alguien en Wikipedia ha hecho la tarea. Nos damos cuenta de que estamos ante una palabra nueva, una palabra que ha sido creada para definir algo de lo que hasta hace unas décadas no se hablaba: las manifestaciones del arte que llevan como tema el amor o atracción homosexual, es decir, parejas de un mismo sexo. 

Entonces mejor centramos nuestra disertación: Vamos a hablar de Literatura Homoerótica. Y con esto englobamos historias de romance, ciencia ficción, fantasía, misterio, etc en dónde los protagonistas son parejas del mismo sexo. 

Aquí nos encontramos un segundo aspecto del problema: los prejuicios. El mundo ha evolucionado y la homosexualidad es más aceptada hoy en día. Aún así, todavía encontramos personas que consideran inaceptable la condición homosexual. Personas para las que la literatura homoerótica sólo sirve para alimentar hogueras y blogs como el mío son antros de malas costumbres. Esas personas nunca leerán nada de lo que se escriba bajo  la etiqueta Homoerótica. Ojalá no sean muchas.

 Creo que una tarea que debemos emprender los escritores de este género es luchar contra los prejuicios. Yo no soy homosexual, escribo sobre personas homosexuales, soy conciente de que debo hacerlo con respeto, logrando mostrar que son seres humanos con los mismos derechos y deberes que todos.  También está la responsabilidad de hacer un excelente trabajo literario para que nadie pueda calificar la literatura homoerótica como de segunda categoría. 

Ahora bien, dicho lo anterior debo aclarar que me identifico mucho con lo hombres homosexuales por ser Asperger. Soy minoría, he sido discriminada por diferente, tengo un sistema de pensamiento masculino y una afectividad femenina, comprobado por mi psicóloga, así que me siento un gay mental porque tengo cerebro masculino me gustan los hombres. De eso hablamos otro día, sigamos con el tema de hoy. 

Mi Historia con la Homoerótica



Hasta hace poco yo no usaba este término. Yo decía Yaoi o Shounen ai y listo. Estos términos son usados para catalogar los mangas japoneses en donde tenemos dos hombres como pareja. Se limita a hombres ya que las historias de amor entre chicas están catalogadas como Yuri o Shoujo Ai.  




En cuanto al Shounen ai y el Yaoi en el manga, la diferencia es que el Shounen ai no incluye necesariamente escenas explícitas de sexo. Incluso puede darse el caso en que los dos protagonistas no lleguen a confesar su amor hasta el final y en toda la historia estén salvando el mundo. Un ejemplo es Yami no Matsuei, God Child y casi todas las obras de  Clamp.  

En mi caso es Clamp quien tiene la culpa de que yo descubriera el yaoi, son un equipo de cuatro mujeres que producen mangas repletos de... ¡escenas llenas de tensión erótica entre dos chicos pero sin que nunca se vea una sola escena de sexo explícito! Sus ilustraciones que son para causar infarto por su belleza y magnetismo... ¿Así quién no se pasa al lado oscuro?




Creo que he leído cientos de mangas yaoi, shounen ai y de otros géneros. Siempre que tengan buen dibujo y buena historia, me lanzo a leer. Pero en literatura siempre me han gustado los clásicos. No me llamaban la atención las novelas homoeróticas. Sin embargo, veía situaciones Shounen ai en muchos libros como Los Miserables, Hamlet o Los Mosqueteros. 

Por ejemplo, la relación Enjolras y Combeferre, Hamlet y Horacio, Aramis y Porthos eran algo particulares. Victor Hugo dice que Combeferre completaba a Enjolras y los muestra como confidentes. Hamlet no confía en nadie más que Horacio y le prodiga los más elocuentes halagos. Aramis llora por Porthos en el último libro y este termina dándolo todo por su amigo. Eso por no hablar del amor platónico  que Victor Hugo sugiere sufre Grantaire por Enjolras. La verdad es que de Enjolras era fácil enamorarse.   


Fue leyendo por accidente un fanfic de Tokyo Baylon, mi manga favorito de Clamp que tuve el primer acercamiento a la Literatura Homoerótica. Luego leí los dos libros de Juegos de Seducción de Nut y el spin off de estas novelas, Juegos de Amor, donde los personajes secundarios tomaban el protagonismo; se convirtieron en mis libros favoritos. Después he encontrado otros libros excelentes, como Fuego y Acero de Hendelie, que ha resultado ser una grata experiencia

Tengo que reconocer que mi lista de libros homoeróticos leídos es corta, principalmente porque la literatura erótica específica no me atraía. Confieso que libros como  50 Sombras de Grey me resultan aburridos. Para mí el sexo en un libro debe ser parte de la historia, no toda la historia.  Algunos de los libros de este tipo parecen  demasiado vacíos o no llegan a la estética que me gusta. Temía que dentro de la homoerótica iba a encontrar algo así.

Pero una vez conocida la obra de Nut empecé a darme cuenta lo que me estaba perdiendo. Descubrí que la homoerótica  sencillamente era literatura con dos protagonistas del mismo sexo, dos hombres de los cuales enamorarme y con quienes sufrir  o reír durante todo el libro. También me di cuenta de que lo que yo escribía se podía clasificar como homoerótica pero al mismo tiempo no. 

Lo que quiero escribir...

A mí lo que me atrae son las historias, el conocer personajes y mundos distintos. El tipo de historias que quiero escribir es igual al que me gusta leer. Y aquí viene el otro problema, lo que está de moda es lo erótico. Como a mí no me van las modas,  leo y escribo  lo que me da la gana. No voy a centrar una historia en revolcones en la cama para que me lean más. Revolcones habrá, pero en el momento que sea coherente. 



Estoy muy influenciada por el manga japonés en la estética de mis personajes, me encanta que tengan aspecto androgino; lo acepto, soy poco realista en ese sentido. También estoy  muy marcada por el estilo de historias que es capaz de crear CLAMP: Dramas épicos en los que las sutilezas del corazón humano quedan expuestos al mismo tiempo que se salva el mundo, o varios mundos, y se encuentra a la persona especial para ti, que nunca será la políticamente correcta.

El romance en mis historias está presente, junto con el conflicto del personaje consigo mismo y con todo lo que le rodea. Lo que me gusta es el drama humano. Así que mis historias son homoeróticas porque  mis parejas protagonistas son dos hombres, pero a la vez, son historias que abarcan algo más universal.

En Engendrando el Amanecer escogí una época en la que el mundo estaba cambiando con tal radicalidad, que era fácil que mis protagonistas llegaran a pensar que no había suelo bajo sus pies. Además les he preparado  unas cuantas sorpresas en el camino que harán que el infierno les parezca Disneylandia. Todo esto lo vivirán en medio de la historia de amor que se teje entre ellos, sin saber si les será suficiente para sobrevivir...

En La Danza del Pájaro Azul, voy a aprovechar para denunciar un montón de cosas que no me gustan de la realidad de mi país y para plantear las cosas desde distintos puntos de vista. A ver  si sobrevivo yo a tanto caos.

Ikiru es un manga donde hay de todo. Algunos personajes son homosexuales y otros son verdaderos homofóbicos, pero la historia tiene como hilo conductor el drama de un hombre al que la sociedad le ha dado algo peor que el papel amarillo que le dieron a Jean Valjean al salir de la cárcel. Está calificado como amenaza porque su agresividad es incontrolable. Este hombre elige como profesión una que le permite ayudar a otros y lo hace a su manera. Aquí su gran problema es evitar "explotar" otra vez y no terminar en prisión.

Creo que todas mis historias reflejan mi lucha por vivir humanamente, que creo es el reto que tenemos que enfrenar todos y que se hace más difícil porque la sociedad actual es deshumanizadora. Así que mis escritos aportan mi punto de vista sobre la vida y el ser humano

Todo esto ha sido para decir que aunque la etiqueta homoerótica te resulte intimidante, dale una oportunidad a lo que escribo y ayúdame a mejorar con tus críticas y comentarios. 


¿Te animas a leer?


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...