1/3/14

Reseña de Fuego y Acero de Hendelie

Este libro lo he leído participando en el Ebook Tour #39. Tenía muchas ganas de leer algo escrito por Hendelie desde que descubrí la página del Estudio Third Kind, y en cuanto vi la oportunidad no dude en apuntarme. He disfrutado mucho con la lectura y ahora quiero compartir mis impresiones con todos. Vale decir que traté de evitar los Spoiler.






La casa Horwing, soberana del Reino de Nirala, tiene un lema: No hay más derrota que la rendición. Cuando Ioren el Rojo, uno de los líderes de los Hombres del Mar, es capturado y conducido a la justicia del Rey, el príncipe Driadan decide tomarle como esclavo en un arrebato de orgullo y envidia. Este hecho desencadenará drásticos sucesos que cambiarán para siempre la vida de Driadan, embarcándole en un periplo a lo largo del continente en pos de la venganza y la supervivencia. El lema de su familia será puesto a prueba cuando deba enfrentarse a un mundo crudo y salvaje … junto a la persona que más odia. 
En Fuego y Acero, la distancia entre el orgullo y el honor, la fuerza y la tiranía, el amor y el odio, queda reducida a cenizas por las intensas pasiones de sus protagonistas, que desafiarán incluso a su propio corazón para forjar su destino.



Mi opinión: 
Este libro me ha sorprendido gratamente. Me ha gustado, atrapado y hecho sufrir como pocos.  A medida que leía sentía que me estaba metiendo en un territorio nuevo porque describía un mundo que no me era nada familiar y la historia iba resultando imprevisible. 

Su autora,  Hendelie, escribe en un lenguaje que resulta sólido y elegante sin caer en lo rebuscado. Me encanta la riqueza de vocabulario que luce y que las descripciones no se hacen pesadas. Me desconcertó que cambiará algunas veces el hilo narrativo en algunos capítulos pero así logra causar mayor impacto.  

Los personajes tienen tantos matices que resultan únicos. Driadan Horwing, principe de Nirala, me pareció una chispa, siempre dispuesta a convertirse en incendio.  Ioren Raur o Ioren el Rojo, líder de los Hombres del Mar, me daba la impresión de ser una roca, un muro fuerte en el cual te puedes apoyar o estrellar.

Vamos siendo guiados por un narrador omnisciente que nos muestra la historia desde la piel de sus personajes,  lo que ven,  sienten, huelen, piensan, aman y temen. Así somos testigos de su evolución, de sus opciones,  de ese descubrirse a sí mismos que les ocupa durante todo el libro.

La atención está puesta mayormente en Driadan, en la tormenta que tiene dentro por su relación con su padre, por las pérdidas sufridas, por el conflicto que la presencia de Ioren representa en su vida. Pero también acompañamos a Ioren mientras intenta discernir los sentimientos que descubre anidados en su interior desde que su destino se ligo al del príncipe de Nirala y que le desconciertan hasta el punto de no reconocerse a si mismo. Se nos permite ver a través de los personajes sin revelarnos todo de ellos de una sola vez; hasta el final vamos descubriendo nuevos aspectos  de los protagonistas. 

A los personajes secundarios los conocemos en menor medida, algunos tienen su momento de revelación en el que podemos conocer sus pensamientos y sentimientos, lo que proporciona al relato mayor variedad y te permite comprenderlos mejor y sentir  simpatía.  Incluso encontramos una historia de amor paralela, aunque en dosis muy pequeñas, entre personajes como Cisne y su novio, un novio que se convirtió en uno de mis personajes favoritos. Pero son Ioren y Driadan quienes acaparan la atención en la mayor parte del libro, cosa que agradezco porque me cautivaron y quería saber cada vez más sobre ellos. 

Ambos protagonistas no son presentados como modelos morales, Driadan se muestra infantil, orgulloso, impulsivo. Llega a ser cruel y no se detiene a la hora de ajustar cuentas con sus enemigos. Ioren tiene su propia moral, es capaz de hacer cosas terribles y  le importa poco quitar vidas, invadir pueblos y hacer la guerra con tal de lograr lo que quiere. Para ellos la única ley que va a importar es el honor en la batalla, el Fuego y el Acero

La virilidad es un tema interesante en el libro.  El ser fuertes para luchar,  ser capaces de liderar a sus pueblos y no retroceder ante ningún enemigo es lo más importante para los protagonistas. Su orgullo de hombre es algo que constantemente les motiva y defienden. sin embargo,  a la vez lo que más desean es estar en la cama el uno con el otro. 

Estamos ante una historia de amor que se entreteje en una historia de venganza, honor y guerra. Los protagonistas no aspiran a otra cosa que ser guerreros y al final esto es lo que los une y separa a la vez. Los dos  llevan encima el peso de sus tronos y es un peso que les puede terminar aplastando. 

Los momentos de ternura se hicieron esperar y llegue a creer que nunca iban a decir lo que sentían. En cambio hay abundantes escenas explícitas de sexo,  están descritas con muy buen gusto y con un gran talento para evitar caer en especificaciones exageradas o vulgares.  En ese aspecto es uno de los mejores libros homoeróticos que he leído. 

También encontramos escenas violentas, crueles y uno debe leer el libro sabiendo que va a doler. Vale imaginar que al abrir el libro nos estamos montando en una montaña rusa que no va a dejar de emocionarnos y mantenernos en vilo de principio a fin. Lo que podemos agradecer es que lo que está colocado en sus textos no se siente artificial o efectista sino que mantiene la coherencia con la trama.  Esto lo digo porque es fácil ceder a la tentación de colocar cierto tipo de escenas que están de moda para atraer lectores, en este libro no pasa eso, la acción está bien hilvanada.   

La relación de Ioren y Driadan es también la de un maestro y un discípulo. Ioren quiere forjar en en Driadan a un hombre, un guerrero y un rey. Driadan quiere dejar de ser delicado, pusilánime y demostrar su valía. Me gustaron mucho las escenas del entrenamiento  y ver a Ioren desplegar su sabiduría, cosa que uno podía suponer que un bárbaro no tiene. Gracias a esto descubrimos la riqueza de la cultura de los Hombres del Mar y nos fascinamos por ella como se fascina Driadan. 

Un elemento que  creo merece los mayores aplausos es el papel que juegan las profecías de Kraakha, la lectora de Runas. Estas desencadenan la acción y durante todo el libro permanecen sobre una espada de Damocles pendiendo sobre las cabezas de los protagonistas y de los lectores. Me fascinó el efecto que tuvieron en toda la trama, la autora logró mantenernos en vilo temiendo lo peor  y a la vez esperanzados de que podría existir un final feliz en semejante contexto. 

El final... me impresionó. Luego de que pasaron las primeras impresiones vi que era un gran final. al leer los anexos me alegré bastante. Es un final digno del libro y de sus protagonistas. 

Las ilustraciones, tanto de la portada como en los anexos están a cargo de Neith. Tiene un estilo difícil de confundir que me ha gustado bastante, sobre todo su cuidado por los detalles. Creo que ella y Hendelie hacen un gran equipo. He comenzado a seguirlas en sus redes sociales y resulta que además de talentosas son muy agradables

Les recomiendo este libro porque, además de todo lo dicho, tiene dos elementos que lo hacen notable: calidad y originalidad. Tanto la escritora como la ilustradora han puesto un gran empeño en él  y no han escatimado en esfuerzo para ofrecernos un excelente trabajo. Ya tiene puesto en la lista de mis libros favoritos. 



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...