5/10/14

Engendrando el Amanecer - Capítulo XI

Este capítulo debía ser publicado  en septiembre, lamentablemente sólo logré subir la primera parte a Wattpad. Finalmente puedo presentarlo completo en el blog. En esta parte de la historia nos encontramos en el Palacio de las Ninfas, la hermosa residencia de los Alençon en las afueras de París. 


Wattpad    Amor Yaoi   

Descargar: Parte I  Parte II

Su verdadero nombre era el Palacio de Alençon pero nadie lo llamaba de esta manera. La leyenda de las hermosas mujeres que una vez lo habitaron seguía presente en la memoria de muchos. Y para los que nunca habían escuchado hablar de la hermosa Duquesa y sus cuatro hijas, la magnífica estatua de cinco ninfas que se enseñoreaba en el jardín resultaba suficiente para justificar aquel nombre.
El edificio era magnífico, digno ejemplo del talento de Luis Le Vau, el mismo arquitecto a quien Luis XIV encargó la creación de Versalles. Se podían encontrar semejanzas entre ambos palacios en todos lados, sin embargo,  yo me fijé en las diferencias. 
Lo primero que noté fue la ausencia del Rococó, una moda que Madame Pompadour promovió y Luis XV se apresuró a incorporar en Versalles, junto con otras remodelaciones y ampliaciones. A los  Alençon no les interesaban las modas y mantenían su palacio tal y como fue originalmente decorado.
Por supuesto que los encantos del Palacio de las Ninfas era lo que menos me importaba aquel día, los fui descubriendo luego, junto con sus ángulos más oscuros. Cuando traspasé sus puertas  por primera vez lo único que me interesaba era la salud de Maurice.
Al entrar me encontré en el vestíbulo desde el que se podía acceder a las distintas estancias del lugar. Abundaba la luz gracias a las puertas de cristal y esta le daba más blancura a las columnas y paredes que carecían de tapices y cuadros. A cada lado se encontraban unas discretas escaleras, seguí a René Asmun por las de la izquierda y a lo largo del pasillo del piso superior en el que se extendían las habitaciones.
El muchacho me llevó hasta la habitación en la que ya habían recostado a Maurice. Era amplia, sus ventanas daban al jardín de la entrada y tenía la particularidad de estar decorada con tapices de colores claros, al contrario de las demás estancias en las que los colores brillantes se imponían.
Varios sirvientes estaban trasladando su equipaje, eché en falta los dos baúles con los libros peligrosos que mi amigo tanto atesoraba, recordé que los había dejado en el palacio de su padre porque no quiso arriesgarse a llevarlos a Versalles. El buen doctor se encontraba concentrado atendiendo a su paciente y Miguel le observaba a su lado. Mi querido amigo seguía inconsciente.
Sigue...

Adopté el  Palacio Vaux le Vicomte como modelo para este lugar y ha resultado una grata experiencia recorrerlo a través de videos y webcam. 


Pueden ver más fotos en este enlace.
También pueden tener una visita virtual utilizando Google Maps
Aquí les dejo algunos videos:.





No me entretuve describiéndolo, principalmente porque odio leer descripciones y mucho más elaborarlas. Tiendo a centrarme en narrar los sucesos y las acciones, pensamientos y sentimientos de los personajes.  Puede que esto no sea muy positivo, mas no hay remedio, lo llevo en los genes: las descripciones me aburren. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...