19/2/18

¿Por qué escribo novelas con personajes LGBT+?

Cuando diseñé mi perfil en Patreon decidí colocar que escribía novelas y relatos con personajes LGBT. Me pareció la mejor definición de lo que hago y lo expliqué a través de unos párrafos que ahora transcribo y amplío aquí. 



En primer lugar, esa pregunta hay que responderla con otra: ¿Por qué no? ¿Por qué no escribir novelas con personajes LGBT+? ¿Se necesita una razón para incluir en la ficción a personajes que reflejan a personas que existen en nuestra realidad? Yo lo hago porque quiero y puedo. 

Hay quien se atreve a decir que se incluyen estos personajes por moda, para que nuestras novelas sean más populares. En realidad es lo contrario, tenemos un nicho pequeño entre los consumidores y no faltan los que hacen sentir que nuestras historias nunca serán bien apreciadas.  

Lo mío con este tipo de personajes ha sido igual que la ley de gravedad: las cosas se dieron por su propio peso. Comencé leyendo mangas japoneses de Clamp donde las relaciones LGBT aparecían normalizadas y como parte de una trama bien elaborada. También leí mangas yaoi y shounen-ai de autoras como Youka Nitta y Yuu Higuri. Luego pasé a las novelas clasificadas como homoeróticas: empecé leyendo Juegos de Seducción de Nut y quedé encantada.


Caí en la cuenta de que siempre me había fijado en las relaciones de tipo “Bromance” que aparecen en clásicos como Hamlet (Horacio x Hamlet), Los Miserables (Enjolras x Combeferre) y Los Mosqueteros (Aramis x Porthos) y que quería escribir historias con personajes gays. Sí, al principio solo gays, luego descubriría las otras letras que conforman el colectivo.
“ combeferre/enjolras is my les mis guilty pleasure.”


Gracias a las redes sociales conocí personas que escribían novelas con personajes LGBT y que además eran parte de este colectivo. Ellos me ayudaron a evaluar y reconsiderar la manera en que son representados en el manga, la literatura, la tv y el cine, por lo que procuro evitar estereotipos y no considero que mis escritos deban ser clasificadas como yaoi. Prefiero llamarlas novelas con personajes LGBT.

El tipo de historias que estoy creando es el tipo de historias que me gusta leer. Soy fan de la ficción histórica, de la fantasía y la ciencia ficción, así que eso es lo que mayormente escribo, con la particularidad de que los protagonistas pueden ser personas gays, lesbianas, bisexuales, transexuales, transgéneros, etc. Aunque, en honor a la verdad, a la L le falta más representación en mis textos. 

Ahora mismo el personaje que más fuerza está tomando es Micaela. Ella es una mujer transgénero que aparece en Engendrando el Amanecer II. Ser trans en 1770 es bastante difícil, la medicina no ayuda mucho y mi querida Micaela no puede tener el cuerpo con el que se identifica. Explorar sus sentimientos, su lucha y tratar de construirle una personalidad coherente, al mismo tiempo que desarrollo la trama principal, es la tarea en la que estoy. 

Sin embargo, no me quejo de la época en la que se desarrolla mi novela. Existen personajes que pueden servir de referencia, como Charles de Beaumont, también conocido como Chevalier d'Éon, quien vivió como mujer durante el último periodo de su vida. Su historia da para varias novelas, sobre todo por la cantidad de teorías que existen acerca de su caso.  


Además, el desarrollar una novela en una época en la que no existen las etiquetas actuales da cierta libertad. Por un lado tus personajes no saben cómo definirse a sí mismos y no cuentan con visibilización, lo que puede hacer su camino más fácil o más difícil; por otro lado, te libras de tener que tocar algunos debates que se dan hoy en día.

Cuando escribí Único procuré mostrar las cosas que aprendí al documentarme sobre la transexualidad en nuestros días, pero en Engendrando el Amanecer debo enfocar todo desde otros puntos de vista. Por ejemplo, el problema no es si Maurice es homosexual o bisexual, sino que al ser de la alta nobleza debe que casarse con una mujer que aporte otro título y mayor fortuna a la familia aunque no la ame, debe procurar un heredero, debe conseguir un lugar en la Corte… y podemos seguir con una larga retahíla de deberes que él no quiere aceptar. Aunque fuera heterosexual se vería atrapado en la misma telaraña.     

Esto es solo uno de los retos que enfrenta mi personaje principal, porque Engendrando el Amanecer va más sobre Maurice que sobre Vassili, aunque no lo parezca a veces. Existen otros conflictos en los que está envuelto mi pelirrojo: es un jesuita en el preciso momento histórico en que la Compañía de Jesús está siendo erradicada por los Borbones, el pasado de sus familia está lleno de secretos destructivos y, como es asperger, tiene una manera de pensar que va a contra corriente con casi todas las posturas que alzan la voz en su tiempo. 

Así que, aunque se tenga personajes LGBT, no necesariamente toda la trama va a girar sobre su orientación sexual o su identidad de género o tendremos cada página llena de  sexo desenfrenado… solo algunas.

En conclusión, me gustaría que le dieran una oportunidad a mis novelas e invitaran a mis personajes a mostrar todo lo que pueden aportar desde sus particularidades. Hasta ahora Único, Engendrando el Amanecer I y el relato del Revolucionario Hipócrita se pueden considerar terminados. Los demás textos que tengo en Wattpad son parte de historias más largas y no están elaborados por completo.

La segunda parte de Engendrando el Amanecer está en proceso, digamos que los personajes se están desarrollando a su aire. Espero terminarla este año y que la novela resulte como la he concebido en mi cabeza.  Por supuesto que mi máxima aspiración es ser leída por muchas personas y saber que han disfrutado con el mundo y los personajes que he creado. Es una gran satisfacción conectar de esa manera con ustedes. 


¿Qué te parece este post? ¿Quieres conocer a mis personajes? ¿Ya leíste alguna de mis historias? ¿Qué opinas de ellas?

Si deseas apoyarme puedes convertirte en mi mecenas a través de Patreon. Te estaré muy agradecida.
Become a Patron!
   

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...