9/12/12

¡Yo soy Superman!... ¿gracias a mi Asperger?



Hace tiempo que quería hacer esta entrada y hoy es buen momento. Acabo de terminar un trabajo realmente arduo y agotador, que otras personas no pudieron realizar desde octubre hasta hoy y que yo tomé bajo mi cargo desde la semana pasada. Yo no sé si es por ser Asperger que puedo hacer las cosas que hago y llegar a extremos que otros no pueden, tanto física como mentalmente.

Creo que tiene que ver con eso de tener  "intereses obsesivos" y ser capaces de enfocarnos en ese interés como un perro con un hueso. No lo soltamos hasta el final. Además que puedo ver los detalles mucho mejor que el todo. Puedo atender varias cosas al mismo tiempo y mi oído es realmente un detector de sonidos de alta calidad. El oído es buen radar para saber lo que pasa alrededor cuando estas trabajando con niños.

El trabajo en cuestión  era  una obra de teatro musical con casi 100 niños desde preescolar hasta sexto grado. Yo escribí y reescribí  la obra, seleccioné la música, diseñé el vestuario, compré las telas, diseñé el sistema para que el telón de nuestro rústico escenario subiera y bajara, supervisé su instalación, creé las coreografías, ensayé a los niños, etc. y todo con un presupuesto mínimo.   Además que tuve que aprender a editar sonido para que  todo el acto estuviera grabado y los niños, que no se aprendieron todo, no tuvieran que usar micrófono. Y para colmo tuve que dar unos talleres el miércoles.

No es la primera vez que me meto en algo así pero sí es la primera vez que cuento con tan poca ayuda; ayer sólo vino a colaborar un exalumno, miembro de antiguo y extinto grupo de teatro que llevé hace un tiempo,  y el profe de Folklore.

Lo bueno es que la gente se fue contenta y nos salió todo mejor que el año pasado. Ese era mi objetivo pues tenía clavada la espina de la cantidad de accidentes que sufrimos en el 2011: suspendieron las clases una semana antes por las lluvias, se fue la luz en pleno ensayo general, se sobrecalentó la planta de sonido y no quiso funcionar en la mitad de la función, los protagonistas faltaron a los ensayos, alguien hizo que formatearan la PC en la que había grabado las voces tres días antes del acto... fue una pesadilla.

Por eso insistí en que se repitiera el acto, pero se lo dejé a unas profes de teatro y danza que vienen voluntarias al colegio y bueno...  Esperemos que, ahora que han visto cómo es nuestro estilo de  trabajo, se tomen todos en serio los actos de navidad. Gracias a Dios logramos dar un buen espectáculo.

Y bueno, nadie me dio el Oscar pero mis compañeros sí me felicitaron y dejaron claro que reconocían que sin  la sobrecarga de trabajo que me había echado encima no habíamos tenido acto. Yo lo único que quería era presentar la obra y demostrar que si se le da la oportunidad estos niños pueden hacer lo que sea, si ellos no fueran tan listos como son no habrían aprendido las coreografías tan rápido.

No sé si estoy contenta, mañana quizá lo sepa. Ese es otro aspecto del Asperger. Cada cosa que hago es porque me gusta o interesa pero, que me sienta dichosa, plena o satisfecha es otra cosa. Me pongo a hacer balances calculando qué pudo salir mejor, qué pudo hacerse de otra manera, cuál niño puede ser tomado en cuanta para la próxima, si conviene que hagamos más teatro o no, y ... enseguida me quiero concentrar en otra cosa.

Yo puedo pasar por encima de mi cansancio, trabajar sin orgullo y sin egoísmo, ser justa y no dejarme llevar por cosas como búsqueda de prestigio o mezquindad... pero no puedo sonreír y decir "¡qué feliz soy!", como hace mucha gente, aunque en mis parámetros estoy feliz.

Bueno...  me voy a dormir y luego a trabajar un poco en ciertos dibujos pues a partir de mañana tendré que trabajar en todo lo que se atrasó por el Show.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...